miércoles, 9 de julio de 2008

Tiempo de volver (Garden State)

¿Nunca les ha pasado que se van a vivir lejos de su ciudad natal, y cuando regresan ya no es lo mismo? El instinto de pertenencia continúa, pero los amigos, los lugares, incluso la misma dinámica familiar cambian y ahora te sientes más identificado con el nuevo lugar que en tu hometown. Llamémosle a esto “exilio” (el estado de estar lejos de la propia tierra).

Pues este artículo más bien es dedicado a una película que trata esta temática desde una perspectiva muy particular, pasando por lo romántico, lo melancólico, la crisis existencial… y la recomiendo ampliamente a los que se encuentran en el exilio, pero también a los que aún viven en su hogar:

Tiempo de Volver (Garden State) fue lanzada en el 2004 y protagonizada por Zach Braff (ustedes lo recordarán por la serie Scrubs) y Natalie Portman, donde sus actuaciones, la fotografía, la escenografía, el ambiente, la música sumadas a la serie de mensajes simbólicos que transmite el film... logran una verdadera obra de arte.

Zach Braff aparte de ser el actor principal, es el guionista y el director, la movie tiene mucho de autobiográfico, con lo que, movido por su propio gusto musical, logra adherirle un tercer protagonista no visible: el soundtrack. Con canciones como "New Slang" de The Shins (¡adorable!) y "Such Great Heights" (que hemos escuchado con The Postal Service pero aquí la toca acústica Iron and Wine), Braff logra hacer de la música una parte esencial del guión que se corresponde con los altibajos de éste, tanto musical como líricamente. Es decir también, que si no estás entendiendo las letras de las canciones, quizá no le agarres todo el sabor que la película posee.

Un rodaje independiente donde se narra la experiencia personal de Andrew Largeman en un viaje de vuelta al hogar. El espectador se identifica con todos los personajes, porque hay desde la inocente (Sam), el mediocre (Mark) o el flemático (Andrew), y todos, al igual que cualquiera, tienen problemas que recaen en el pasado, en lo físico, psíquico o económico. Los personajes representan pues, el acontecer humano con todas sus repercusiones.

La escena principal es en el interior de un avión desplomándose, donde todos los pasajeros se encuentran en la típica crisis nerviosa a la que cualquier persona se entrega estando apunto de morir. Pero Andrew Largeman se muestra indiferente, sereno, quizá por efecto de los antidepresivos y químicos que su padre psiquiatra le ha obligado a tomar durante toda su vida. Esta caída simboliza la vida del personaje, que se dirige a su final sin que siquiera le importe, aturdido y perplejo por su misma crisis vital.

Andrew, después de pasar nueve años en el exilio, vuelve a su pueblo natal para el entierro de su madre. En todas las situaciones denota un sentimiento de extrañeza, se siente fuera de lugar en Los Ángeles, en el avión, en el funeral e incluso en la fiesta con sus amigos de la infancia. La conclusión a la que llega él mismo está bastante bien dada en el siguiente diálogo con Sam:

ANDREW LARGEMAN: ¿Nunca has llegado a ese punto en tu vida en el que te das cuenta de que la casa en la que creciste ya no es más tu hogar? De pronto, aun cuando tienes un lugar en donde poner tus cosas, esa idea de hogar se perdió.

SAM
: Yo todavía siento a mi casa como un hogar.

ANDREW LARGEMAN
: Pero lo verás cuando te mudes, simplemente pasa que un día ya no está. Y ya no lo puedes hacer regresar. Es como sentir añoranzas por un lugar que ya no existe. Quiero decir, es como un rito de transformación, ¿no? No sientes nunca más lo mismo hasta que creas una nueva idea de hogar por ti mismo, para tus hijos, la familia que inicies, es como un círculo o algo así. Yo extraño esa idea. Quizás eso sea una familia en realidad: un grupo de personas que extrañan el mismo lugar imaginario”

En realidad el encuentro con sus viejos amigos, quienes obviamente han hecho ya algo de sus vidas (para bien o para mal), y sobre todo la introducción de Sam (Natalie Portman), muchacha optimista y encantadora, a quien conoce en una cita con el médico, serán claves para que Largeman enfrente sus traumas del pasado que le han atormentado durante años debido a su situación familiar. En sólo cuatro días (que es el tiempo que transcurre en la película) logrará encontrarse a sí mismo, recuperar la capacidad de sentir, las ganas de vivir y hasta de formar un nuevo hogar, diferente al que en realidad nunca tuvo.

Abundan en el film las situaciones de carácter psicológico y médico, habiendo, por otro lado, mucho de surreal y cómico (cada personaje y lugar que nos presentan, va siendo más y más extraño). Pero son las aventuras y sobre todo las conversaciones (recuerden que es un guión artístico y autobiográfico) las que, llenas de filosofía y reflexión, dejan entrever los importantes mensajes que la película pretende transmitir.

Explorar el “abismo infinito” (a lo que hace alusión el nombre en inglés de la película, creo yo) es un símbolo de explorar la vida y todas sus situaciones infinitamente impredecibles, que implican dejar el hogar, volver a él, enfrentar el pasado, descubrir el amor, liberar las culpas y finalmente, hacer algo para cambiar en el caso de que no se esté bien, y seguir igual en el caso de que seas feliz como ya eres: recordarán -los que la han visto-, la escena final donde los amigos se quedan haciendo lo mismo de siempre, pero él y Sam cambian definitivamente. También esta escena es una moraleja que se resume en el típico refrán “cada quién tiene lo que cultiva”, pues Mike continúa en su mediocridad, fumando marihuana, viviendo con su madre; Diego después de su logro con el “velcro silencioso” se encuentra tranquilo en su mansión; Gideon Largeman, el padre de Andrew, termina solo y pensativo, quizás arrepentido; y Andrew junto a Sam.

No tengo más que decirles que exploren el abismo infinito, será una buena experiencia, y vean la peli quienes no la han visto, pues así como Sam advierte sobre la canción de The Shins: “You gotta listen to this one (song), it'll change your life”, yo les advierto que esta película puede cambiar su visión de algunas cosas, si la saben observar con el ojo adecuado.

3 opiniones:

Rebeca. dijo...

Trate de leerlo Said
but.. I CANT
me canse antes de la mitad.
Te lo debo

un beso
haber si paso la prueba de VERIFICACION
jaja

Fátima dijo...

Hijole pues la pelicula me llamó mucho la atención. La buscaré, lo prometo, suena muy buena.

Y las canciones son buenas, al menos las que pusiste ::)



Tengo ya muchos años sabiendo de la existencia del servicio postal, pero de un tiempo para acá se ha vuelto algo importante para mi, pero sin entender la razón.


Hola Kika ::)

sarahí dijo...

chi. a huevo. la vi hace como dos años, me enamoré también, traté de presentarsela a iván ayer pero no la encontramos en línea, tendré que bajarla porque no pienso pagar por algo asi tengo internet y pago por el B) jajajaja

un abrazo ! cuídese.

 
design by suckmylolly.com