domingo, 12 de marzo de 2017

El siglo 21 y su diente caníbal

Dejémonos de romanticismos
la ingenuidad se me esfuma esta madrugada
el tiempo de las cartas de amor quedó
atrás la importancia de cubrir mis brazos
con guantes sobre los cuales besarías mi mano
en una fiesta aristocrática
me dirías: ¿me concede esta pieza?
con oro en los dientes y cigarro en la boca
eso si hubiéramos sido
amigos en el siglo diecinueve
pero somos más como esos novios
separados por la dictadura
somos como
la familia de inmigrantes quebrantada
en retazos de distancias oceánicas
los esclavos entregando sus cuerpos
a jornadas de trabajo mortales
la mujer desfigurada que una vez
tuvo el rostro de una actriz de los años
cuarenta las piernas amputadas del General y
su hijo el único superviviente nosotros
dos sólo somos dos pobres diablos
seres abyectos caminamos por la niebla
entre ruidos de granadas y bombas lacrimógenas
lloramos decimos: todo está perdido todo
ciegos, descalzos, sin un centavo
tentando el aliento de quién se nos pone enfrente
para comprobar que todo está perdido todo
muerto el optimismo que una vez nos descubrió
besándonos en un parque lleno
de basura y ruidos nocturnos
un país en guerra silenciosa:
la tos de algún mariguano
el ladrido de perros hambrientos
el eco de un acordeón una canción con voz nasal
olor a comida frita en la esquina de la calle
disparos camionetas persiguiéndose en la avenida y
besos sabor a despojos de quienes vivieron antes
nuestros ancestros llegaron a viejos cuando
todo estaba ganado todo
vivo ardiendo como nosotros
ardemos hoy a pesar de la miseria
descubrimos un amor mutuo
no único pero abundante
a pesar de la escasez somos
los nietos de los últimos románticos:
en cualquier momento una ráfaga de tiempo presente
feroz e implacable vendrá a depredarnos
a acabar de extinguir esta raza
caníbal llamada humanidad

 
design by suckmylolly.com