lunes, 30 de junio de 2008

Confesiones de una ex-cyber punk

Está cura lo que me sucede con The Presets, que se han convertido en mi banda preferida a partir precisamente de las ironías con las que su música ha abarcado las etapas de mi vida sin dejar nunca de hacerme sentir mariposas en la panza que vuelan al ritmo de sus beats.

Pues no es una banda que recomiende, ustedes verán:

Antes, cuando tenía miedos, estaba enojaba o triste, ponía Girl and the Sea (el tema principal del soundtrack de mi vida ja), y en verdad que la rola hacía desaparecer todo miedo, cobardía, tristeza, mala fe. Cualquier demonio que me estuviera atacando.

Luego, en mis experiencias enteógenas eran las canciones de The Presets las que me hacían bailar (mdma) o llegar a trips perceptivos demasiado grandilocuentes (cannabis, psilocybe, etc...)

La ironía con The Presets radica en que hace un par de años yo fui chica indus -diría la Yoca-, rivet -dirían en el D.F.-, japanish stylish -dirían los ignorantes a la contracultura-, cyber punk -diría yo-. Paulatinamente fui dejando aquél estilo (de vida, de vestir, de todo) por considerarlo un movimiento sin trasfondo ideológico.

Lo que descubrí es que el cyber punk fue creado, por un lado por ingenieros y por otro, por amantes de la Ciencia Ficción -ninguno de ambos tiene que ver con mis intereses-. Surgió pues la Cyberficción como literatura -con todo y su libro en Alfaguara-, la música que en un principio era de inclinaciones políticas con bandas como Assamblage 23, VNV Nation, Fortification 55, Front 242, etc, comenzó a llenarse de tintes numéricos, computacionales y cientificistas-futuristas (Decoded Feedback, God Module, Controled Fussion, Generic Variation, Fictional) y terminó en mierdas como Zombie Girl. El movimiento se extendió al cine con pelis como The Matrix o The Gene Generation, y con ayuda de personajes como Ken Goffman se iniciaría una nueva era para el cyber punk industrial.

Durante mis épocas de cyber punketa no me tocó tanto ésta aceptación que hay actualmente para con el movimiento, pues me tocaron los años más "under". Hoy en día lo repelo. Me gusta quizá la estética, pero la música y sus temáticas se me hacen superfluas y sin sentido. De hecho estoy segura que no pasará de ser un movimiento más de los muchos que existieron y existirán en la década del 2000 y cuyo boom irá decayendo, aunque tal vez conserve sus fieles seguidores, como el Heavy Metal aún tiene a sus viejitos calvos y de colita de caballo llena de canas.

Me he desviado un poco sólo para decir que mis The Presets sufrieron un cambio estilístico, pasando de un dance rock, neo electro, avant-garde club/dance a algo que ellos llaman "psychadelic techno industrial". Así es, ¡industrial! (léase con el acento gringo, por favor). En principio me asusté, pero para mi suerte fue una evolución que no desagradó a mis oidos ya que es muy parecido a lo antiguo pero con toques industriales (sonidos de máquinas, ondas computacionales, etc).

Si yo ya dejé atrás el industrial, mientras que ellos apenas van entrando, lo lógico es que me dejen de gustar, sin embargo, me han acompañado a abrir una nueva etapa en mi vida con unos nuevos The Presets de los cuáles su música no me llamará a meterme a bares como The Under o el Dada X vestida de ánime japonés, tampoco será ya mi banda amuleto anti-demonios internos, ni mi puerta a visiones enteógenas... no sé la verdad qué serán. Yo sólo los disfruto porque aún las mariposas en mi panza vuelan al ritmo de sus beats y con más razón tratándose de beats nuevos, distintos de los que escuché durante tanto tiempo.

En conclusión -y gracias por los que hayan llegado hasta ésta parte de mi larga confesión)- no los recomiendo no porque sean malos. Más bien todo lo contrario: me gustan tanto tanto tanto, que me da envidia que alguien más los escuche (jaja) y sienta lo mismo que yo, porque en verdad les digo: mi relación con The Presets se ha tornado enfermiza.

9 opiniones:

Edith Onofre dijo...

pues apenas empece a leer ya estaba bucando en you tube al grupo, digo pa leer y escuchar al mencionado, y me gusto.
por otro lado estoy de acuerdo con lo que dices de los movimientos que aparecen y desaparecen y siempre he pensado que el movimiento que debe imperar en nosotros es la identidad propia, no copia, no imitacion.
Yo me pongo lo mismo que una blusa hippie, por gusto, que una blusa negra ocn pantalon negro y con mi banda favorita. A mi lo que me gusta es que no me encasillen!! asi uno da más sorpresas!!!


saludos y me andare dando mis vueltas por tu blog!

Demo dijo...

El cyberpunk, empecé a investigar sobre él cuando vi Matrix apenas entrado en el 2000.

Debo decir que me llama también mucho la estética que tienen, y la valoración a la tecnología, a la máquina sobre el hombre (el ingenio del hombre por encima del hombre mismo), y me gustó la idea de un mundo maquinado no-humano.

Yo sería cyberpunk si supiera bailar en raves, si me gustaran las luces coloridas, y si no me identificara mucho más con las niñas y su sangre.

Espero que mi confesión también tenga aquí un buen sitio.

Saludos, Kik-ass. A ver si luego nos volvemos a ver en el msn para seguir platicando de los planes.

D.

Payoman dijo...

... 0.o ...

...que pedo con tu foto...

...ya no recordaba esa kika, jejejejeje...

...Tas bien cotorra, jejejeje...

...besos...

Rebeca. dijo...

Algo así me sucedió con Otep.
pff.. realmente nunca me he sentido tan identificada en algo como para decir que lo fui, o alguien nunca me ha tomado forma de algo como para decirme que parezco.
Aveces se me haría padre.

Fátima dijo...

Yo tengo que confesar que ME CAGA como se ven las niñas. Pero tratandose de la estética industrial, me parece algo bastante interesante. Personas que no se enfrazcan en los colores, y que al contrario, los utilizan mucho.

Sé a lo que te refieres cuando no quieres recomendar grupos. Pero sabes qué es realmente molesto? Que la gente escucha lo que tu escuchas, lo critica, lo baja, lo escucha y lo recomienda a personas que te caen mal. Eso es malo.




Ami me gustan las facetas que he visto de Kika (que solo las he visto en fotos). La de la mala malota Kika que no salía del negro, la cyber punk, la que es ahorita que no sé qué sea. No soy muy fan de darle nombres a los estilos jeje.

Pero me gustan.
Es chido cuando la gente no se estanca en una sola etapa de su vida. Es un tanto patético (en el sentido real de la palabra y no en el que les gusta darle para verse muy..snob.. ajaja eso qué)


Y creo que ya escribi de más.
Hola Kika.

.Albatros ojeroso. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
.Albatros ojeroso. dijo...

No es que no tenga ideología, de hecho es bastante fuerte. El "cyber punk" es una vertiente -por así decirlo- de la ciencia ficción clásica, sólo que el cyber aborda los aspectos del nuevo orden mundial:la tecnología. Pone en evidencia la velocidad con la que las máquinas desplazan el acontecer humano. El "cyberpunk" nos dice que los acontecimientos y dramas humanos que la ciencia ficción había establecido en el pasado suceden en el ahora sin que nos percatemos de ello, porque la tecnología está ganando la batalla al hombre.
Así está el asunto -según yo- sólo que los chavalos en su afán de identificarse con el mundo de alguna manera, en este caso mediante una estética violenta futurista, hacen que se nos olvide lo que quería decir la idea prima.

Yo nunca vi a William Gibson usando dreadlocks sintéticos tutifruti :p

Besos, Kika

Kika dijo...

Bonito se vería! jeje

Yeah, i know... quizá traigo un estigma con los rivets del D.F. que son una sarta de !"#$&/ (sin ofender a los que conozco y quiero y adoro)... que me parecen frívolos, superficiales y encima conflictivos debido a la mera personalidad chilanga.

Además hoy en día ando con asuntos más humanísticos y espirituales.

Jamás he leído nada espiritual en Gibbons... talvez sí en Serial Experiments Lain ja

Shellwyz dijo...

"Yo sólo los disfruto porque aún las mariposas en mi panza vuelan al ritmo de sus beats y con más razón tratándose de beats diferentes a los que escuché durante tanto tiempo."

Ahí ta todo el peeeeeedo!!!

 
design by suckmylolly.com